XXXIII DC

Album:

Aleph

He viajado por los campos, las montañas y los llanos,
la mar sus ricas fuentes, sus bravezas sus corrientes.

Oh Señor fueron tus manos las que hicieron todo ésto.
Diste forma a toda cosa, las pusiste en su lugar.
E inclusive a todo hombre Tú le diste el principio
y muriendo en una cruz Tú le diste un gran final,
vida eterna.

En medio de tu belleza escucho de tu realeza.
Me dicen de tantas cosas y todas son tas hermosas.

Oh Señor...

Oh Señor a Tí este cántico de amor, porque eres Gran Rey.
Eres Dios, eres Creador.
Los cielos te aclaman y a tu nombre dan loor.
La tierra entona y te dice: "Gloria a Dios".

Veo las flores, su rico aroma. Una rosa, una amapola. 
Los ríos y los arroyos, de la tierra sus apoyos.

Oh Señor fueron tus mano...

Amén, amén, amén, amén.

Cantare

Eb           Fm           Bb7                 Eb
Cantaré como canta el sol,  con calor, con el corazón.
Cm      D7         Gm          Fm7      Eb7        Ab
Sin pensar que vendrá después. El me formó y en El confiaré.
Abm        Fm7-5    F#     D7        F7          Bb7
La vida es El y le alabaré,  aun el fin es principio en El.
Ebm             Bb7      Ebm          Fm7-5   F#
A la tristeza renunciaré   pues mi consuelo y gozo es El.
B        Bb7           Ebm      B                Bb7
En su presencia hay consolación es mi tributo rendirle honor.

Eb           Fm           Bb7              Eb            Ab  Bb7
Cantaré como canta el sol,  le diré que es suyo mi amor.
Eb              Fm      Bb7                    Eb 
Marcharé con el corazón y en mi voz siempre habrá canción
  Gm   E      Cm7       F         Ab  Bb7                Eb
y es así privilegio que da al corazón,   el cantar al Señor.

A su imagen

Brilla el sol, brilla la luna, estrellas en las alturas.
Todo eso y mucho más fue creado por Jehová.
Esos mares tan inmensos donde hay muchos secretos
te repito una vez más fue creado por Jehová.

Lo más grande del Señor fue la vida que nos dió.
Somos hoy su creación a su imagen nos creó.
Lo más grandel del Señor fue su amor que nos dió.
Somos hoy su creación, a su imagen nos creó.

La tierra, el universo, que infinito es ese cielo.
La grandeza de mi Dios no tiene comparación.
La naturaleza misma nos brinda toda su vida.
Te sigo diciendo yo es creada por mi Dios.

Nada tengo que ofrecerte

Nada tengo que ofrecerte Señor 
Tú eres de todo cuanto soy.
Solo poseo esta alabanza que te brindo con la risa
de un infante en oración.

A Tí que te he visto en las colinas,
de la muerte, de la vida y el amor.
A Tí que moras en rosales,
donde siempre y para siempre brilla el sol.

Nada tengo...

Te he visto en cada mañana, 
en la lluvia y en el canto del gorrión.
Te veo en la luna, en la montaña,
y en cada noche al sentir tu salvación.

No corras mas

Un mundo lleno de tinieblas es lo que hay dentro de ti.
Buscas caminos donde encontrar paz sin respuesta conseguir.
Vives huyendo de ésta tu realidad, no corras más.
Deja que Dios entre a tu vida y el camino encontrarás.

No corras más, no corras más.
No corras más, no corras más.
No corras más, no corras más.
No corras más, no corras más, no corras más.

El las tinieblas puede disipar, darte razón de vivir.
Si tu vida en sus manos está ya no tendrás porque huir.
Deja que El libre haga tu vida, no corras más.
En su regazo podrás descansar y victoria te dará.

Juventud

Juventud, que le pasa a tu vida.
Juventud, ya no hay más alegría.
Pon tu vida en Jesucristo,
solo Cristo te dará alegría.

Juventud, Cristo te ama. ¿Lo sabías?
Juventud, busca a Cristo hoy en día.
El te ofrece el camino, solo Cristo te dará alegría.
El te ofrece el camino, solo Cristo te dará alegría.

Juventud, juventud...

Perdon

Se que no fue fácil conquistar mi corazón;
lejos de tu palpitar, sin hallarme en tu mirar
me encontraba mi Señor.
Mi camino se acabó, entre llantos y dolor
y sin ternura, tu canción pude oir dulce y segura.

Estabas esperándome, amándome y vi la cruz;
que estaba junto a Tí hablándome de amor, de reconciliación.
Estabas invitándome a abrazarte como el ladrón
que junto a Tí murió, pero su corazón, en Ti encontró perdón.

Entonces los ángeles escuchaban nuestra canción.
Nos vieron platicar y juntos caminar,
me hablabas de tu amor. Comprendí que tu perdón, 
es canción al corazón, que el alma canta.
Florecer junto a Tí, es tu palabra.

Cadenas

Allá por la cerranía hay huesos de muchos años,
muchos fueron los esclavos con cadenas en sus manos.
Descansan indios taínos, negros están a su lado,
y muchos de aquellos blancos que también fueron esclavos.

Lejos por horizonte mi vista se va alejando
pensando que en cada tierra cadenas siguen sonando.
Se oye hablar al viento lamentos de todos lados,
las manos de mucha gente pidiendo ser libertados.

Pero otras son las cadenas que matan al ser humano,
esclava está tu alma, tu espíritu está gritando.
No importa el color que tengas, quien seas, de donde vengas,
cadenas tiene tu alma, tu espíritu está llorando.

Allá por la cerranía hay huesos de muchos años,
muchos fueron los esclavos con cadenas en sus manos.
No esperes que pasen años cadenas siguen sonando,
todo comienza en tu alma, tu espíritu te está hablando.

Rompamos toda cadena que tenga la humanidad.
No importa el color que tengas Jesús te da libertad.
Deja toda diferencia, unidos más fuerza hay.
Te ofrezco a ti mis manos, ven lucha tu libertad.

Rompamos toda cadena...
Deja toda diferencia, unidos más fuerza hay.
Te ofrezco a ti mis manos, ven lucha tu libertad.

Dios de mi sustento

Dios, Tú eres mi sustento. A mi vida da aliento
tu Espíritu se deja sentir como el viento.
La fuerza que me lleva a luchar contra el tiempo.
Mi provisión del cielo, el dios que me desata
y que refresca mi alma. Al pronunciar Tu nombre
la tempestad se calma Dios, Dios, Dios, Dios.

Dios, Dios, Dios...

Me regocijare

Me regocijaré, me regocijaré, 
aunque la higuera no florezca me regocijaré.
Me regocijaré, me regocijaré,
aunque en las vides no haya frutos, me regocijaré.

Aunque falte el producto del olivo,
y los labrados no den mantenimiento,
si se van las ovejas de la majada, 
con todo yo estaré contento.

Aunque baje el ejército con sus fuerzas,
en el día de la angustia yo estaré quieto.
Porque el amor de Dios es mi fortaleza,
creer en El será mi sustento.

Jehová el Señor es mi fortaleza.
Jehová el Señor es mi realidad.
El hace mis pies como de ciervas,
y en las alturas me hace andar.